Los que no saben gobernar

El día de hoy, saliendo de unos cursos para médicos generales, fui invitado a un fórum humanista donde se hablaba de los valores de la globalización y donde se antagonizaba a los gobiernos conservadores en el mundo occidental, atacando fuertemente acciones como el Brexit y prácticamente alabando a personajes como Angela Merkel, quienes según ellos aboga por la humanidad y el derecho de las personas.

Debo aceptar, aunque pueda sonar ridículo, que este fórum nubló mi día y probablemente arruinó mi semana, ya que estoy harto del discurso que está llevando al mundo occidental a la ruina total, de donde será muy difícil levantarnos en un futuro, además de estar destruyendo árboles culturales con miles de años de antigüedad.

Estoy consciente que hay que respetar las opiniones ajenas y estar de acuerdo a no estar de acuerdo con otros pensamientos sociales, económicos y políticos distintos al nuestro, ya que entiendo que es esto lo que le da libertad a un país y a sus ciudadanos, debido a que cualquier país civilizado debe tomar las opiniones de sus ciudadanos con suma seriedad y asegurarse de que la opinión pública sea respetada.

Sin embargo, es también deber de cualquier ciudadano el expresar su opinión de una manera respetuosa cuando está en desacuerdo con la opinión mayoritaria de las naciones, especialmente cuando se puede ver con claridad hacia donde conduce aquello que las mayorías creen.

Desde hace muchos años (soy relativamente joven) he estado en completo desacuerdo con la globalización, ya que desde pequeño me he dado cuenta de que los pueblos en el mundo no tienen la capacidad de respetarse entre sí, especialmente en el caso de migrantes quienes llegan a países ajenos a tratar de imponer su modo de pensar en el  país que les dio asilo, algo que me parece irrespetuoso.

maxresdefault

Desde mi punto de vista, instituciones como la Unión Europea son de lo peor que le ha pasado al mundo occidental desde la Segunda Guerra Mundial, ya que a largo plazo causará la completa destrucción y erradicación de las culturas de Europa.

Personajes como Angela Merkel, quienes están destruyendo a Europa al abrir las fronteras a todo refugiado de Siria sin preguntar, algo por lo que ahora, como era obvio, está pagando las consecuencias.

Esto es debido a que los migrantes musulmanes se están comportando como verdaderas termitas culturales, ya que al tratar de inculcar sus propios valores y encontrar resistencia, actúan violentamente como siempre lo han hecho los musulmanes y lo que los líderes de la globalización quieren esconder.

Es un hecho que Alemania no sabe gobernar, por lo que desde hace un siglo siempre han tenido que estar amarrados a un poste, ya que invariablemente toman las decisiones incorrectas y siempre, aunque parezca que no, el gobierno alemán se deja llevar por sus pasiones desenfrenadas, por lo que siempre terminan acorralados en desgracia contra un esquina después de haber volteado al mundo al revés.

Esta acusación es contra el gobierno Alemán y no contra su gente, quienes son extraordinarios.

Aquí en Rusia

Desde hace ya ocho años vivimos en Moscú, donde tenemos una empresa hotelera y turística, la cual se dedica a traer turistas de Europa para que descubran Rusia y sus maravillas, ya que muchísimas personas piensan, al escuchar el nombre de este país, en Moscú y San Petersburgo, olvidándose de todo aquello que existe hacia el este, llegando hasta el océano Pacífico.

Pese a lo que muchas personas podrían pensar, la economía rusa se ha fortalecido dramáticamente desde que entró el presidente Vladimir Putin al poder, en 1998, de una manera muy misteriosa.

Esto es porque el mandatario ruso tomo absoluto control de las amplias fuentes de energía de la nación, como pozos petroleros y zonas ricas en gas natural, creando conductos que proveen a Europa con más del 25% de sus gas, habiendo países como Suecia, Noruega, Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania y Republica Checa, que dependen enteramente del gas ruso para no congelarse en el invierno.

Debido a la dependencia que Europa tiene de los recursos naturales rusos, estos han subido sus precios de una manera progresiva, debido a que Europa no puede perder el 25% de sus reservas de gas, ya que eso significaría que un cuarto de la población de Europa moriría congelada en cuestión de días.

Russland, Moskau, BasiliuskathedraleAunque para Europa esto sea un desastre, no lo es para las personas aquí, ya que Putin ha empleado muy bien las billonarias cantidades que recibe de sus clientes Europeos, invirtiendo en hospitales, educación, creación de empleos mediante la infraestructura pública y sobre todo en el ejército, un ejército que hoy en día es casi tan poderoso como el Norteamericano, un ejército dedicado a proteger a como dé lugar los intereses de lo que Vladimir Putin llama “Su familia rusa”.

Esto ha creado un ambiente de unidad y patriotismo en la madre Rusia, dispuesta a ir hasta las estrellas con el padre de la patria Vladimir Putin.

Este es un ambiente que por supuesto impulsa a las industrias a hacer negocios sobre todo en Moscú y San Petersburgo, siendo esta la razón por la cual muchas personas en occidente solo saben de estas dos ciudades.

Debido a este boom empresarial, hemos abierto una empresa llamada “Cómo Vender mi Empresa”, dedicada a ayudar a cualquier persona a comprar o vender una empresa en toda Rusia.

Este negocio ha pegado fuertísimo debido al gran interés de compañías extranjeras para comprar negocios rusos e infiltrarse en el creciente mercado de este país.

No obstante, al abrir un negocio aquí en Moscú, un propietario debe de estar dispuesto (sobre todo al ser extranjero) a la intervención del gobierno en repetidas ocasiones, para obtener información detallada de sus labores.

No obstante, aunque la industria fluye, hay una creciente energía alarmante de un fanatismo que no se veía desde los tiempos de Stalin y una actitud sumamente hostil ante los poderes occidentales, ya que se dice por aquí que se avecina un gran conflicto.