Las heridas y sus clasificaciones

Una herida puede describirse de muchas maneras, por su etiología, su localización anatómica, si es aguda o crónica, por el método de cierre, por sus síntomas de presentación o incluso por la aparición de los tipos de tejido predominantes en el lecho de la herida.

Todas las definiciones tienen un propósito crítico en la evaluación y manejo apropiado de la herida, hasta la resolución de los síntomas o, si es viable, la curación.

Una herida por definición es una avería en la función protectora de la piel. La pérdida de continuidad del epitelio, con o sin pérdida del tejido conectivo subyacente, es decir, músculo, hueso, nervios.

Después de una lesión en la piel o en los tejidos/órganos subyacentes, causada por una cirugía, un golpe, fricción o fuerza cortante, presión o como resultado de una enfermedad, como úlceras en las piernas o carcinomas.

Las heridas cicatrizan por intención primaria o secundaria, dependiendo de si la herida puede cerrarse con suturas o dejarse reparar, por lo que el tejido dañado es restaurado por la formación de tejido conectivo y el rebrote del epitelio.

Si las heridas están cerradas por intención primaria, es cuando los bordes de una herida se aproximan y las capas individuales del tejido se unen mediante suturas, grapas o adhesivos tisulares o una combinación de todos estos.

curaciones-de-heridas

O cuando se han dejado curar por intención secundaria, esto es, cuando una herida ha sufrido un grado de pérdida del tejido puede parecer imposible cerrar la herida, ya que los bordes no se pueden encontrar juntos o si la infección sigue presente.

Bajo cualquiera de estos dos procesos, la cicatrización de heridas es dinámica y se puede dividir en tres fases.

Es fundamental recordar que las curaciones de heridas y su cicatrización no son lineales y a menudo las heridas pueden progresar tanto hacia adelante como hacia atrás a través de las fases, dependiendo de las fuerzas intrínsecas y extrínsecas en acción del paciente.

Las fases de cicatrización de heridas son:

  • Fase inflamatoria
  • Fase de proliferación
  • Fase de maduración

La fase inflamatoria es la respuesta natural del cuerpo a la lesión. Después de la herida inicial, se forman los vasos sanguíneos en el lecho de la herida y se forma un coágulo. Una vez que se ha logrado la hemostasia, los vasos sanguíneos se dilatan para permitir las células esenciales.

Los anticuerpos, glóbulos blancos, factores de crecimiento, enzimas y nutrientes para llegar al área de la herida. Esto conduce a un aumento de los niveles de exudado, por lo que la piel circundante debe ser controlada para detectar signos de maceración.

Es en esta etapa cuando se pueden ver los signos característicos de la inflamación, eritema, calor, edema, dolor y trastornos funcionales.

Durante la proliferación, la herida se “reconstruye” con un nuevo tejido de granulación que está compuesto de colágeno y matriz extracelular y en el que se desarrolla una nueva red de vasos sanguíneos, un proceso conocido como “angiogénesis”.

curaciones-de-heridas2

El tejido de granulación sano depende de que los fibroblastos reciban niveles suficientes de oxígeno y nutrientes suministrados por los vasos sanguíneos. El tejido granulado sano es granular y desigual en textura, no sangra fácilmente y es de color rosa o rojo.

El color y la condición del tejido de granulación es a menudo un indicador de cómo se cura la herida.

El tejido de granulación oscuro puede ser indicativo de mala perfusión, isquemia o infección. Las células epiteliales finalmente resurgen la herida, un proceso conocido como “epitelización”.

La maduración es la fase final y se produce una vez que la herida se ha cerrado. Esta fase implica la remodelación del colágeno del tipo III al tipo I.

La actividad celular se reduce y el número de vasos sanguíneos en el área herida regresa y disminuye.

Nuestras tropas

El viernes pasado, después de haber tramitado unos préstamos sin buró, fui a un desfile del ejército mexicano donde marcharon las fuerzas armadas en todo su esplendor y me di cuenta de muchas cosas al verles pasar y marchar en frente del presidente, entre ellas el estado de nuestro ejército en comparación de otros.

El ejército mexicano, en comparación con otros ejércitos del mundo tiene un número aceptable de efectivos para servicio y elementos en reserva, sumando en total unos 230 mil soldados, quienes podrían ser movilizados en el caso de una eventualidad de carácter mayor.

Las tropas de nuestro ejército se veían bien equipadas y bien uniformadas, aunque eso podría ser tan solo una ilusión del desfile; sin embargo, su equipamiento era muy decente aunque pude notar una gran escasez de granadas entre las tropas regulares, un elemento que es elemental en operaciones de cualquier tipo de relevancia  y la falta de ellas puede ser determinante.

Solamente vi granadas en los cinturones de nuestras fuerzas especiales.

ejercito2

En cuanto a disciplina y entrenamiento general de nuestras tropas puedo decir que al menos a primera vista nuestros soldados lucen impecables y sumamente capaces, ya que su acondicionamiento físico puedo decir que es supremo y a la talla de los mejores del mundo, algo que siempre es vital al momento de desempeñar en el campo de batalla.

En cuanto armamento general se refiere en las diferentes ramas de las fuerzas armadas pude notar que nuestro ejército tiene sumas deficiencias en casi todos los sectores, haciendo de nuestro ejército una fuerza militar muy limitada en cuanto a maquinaria, algo que hoy en día es elemental al conducir operaciones militares mayores.

Nuestra fuerza aérea es penosamente limitada, ya que la mayoría de nuestros aviones en esta rama son de hélice, imposibles de utilizar en un campo de batalla moderno, ya que podrían ser víctima hasta de una simple ametralladora de alto calibre.

Son probablemente 15 nuestros aviones de combate, quienes podrían causar verdadero daño a algún enemigo desprevenido o a otra aeronave; sin embargo, esos números no son suficientes para dos semanas de guerra verdadera.

Nuestra fuerza de helicópteros es moderada, siendo generosos, aunque sí podrían funcionar como una fuerza eficiente de transporte y retiro de tropas en un campo de batalla; sin embargo, no podría funcionar como soporte a un ataque de infantería en distintos frentes a la vez, algo elemental para cualquier ejército competente.

Nuestras divisiones blindadas son moderadas en cuanto carros armados y deficientes en cuanto a tanques se refiere y seríamos incapaces de librar una batalla entre regimientos de tanques; sin embargo, sí son capaces de funcionar como brazo de ataque en tierra a objetivos limitados.

Nuestras fuerzas navales es bien sabido que son prácticamente inexistentes y no podríamos hacer  frente a ninguna fuerza naval del mundo, por más moderada que fuera.

En pocas palabras, tenemos buenos soldados, pero pésima infraestructura militar.

La imposición sobre lo natural

El día de ayer fuimos a una feria de sillas plegables baratas, para comprar un gran número de éstas para nuestros siguientes tres eventos y conciertos, por lo que esta compra es de absoluta necesidad para satisfacer nuestros requerimientos y los de nuestros clientes.

Este proceso de selección de sillas no fue corto y estuvimos todo el día observando y comparando, lo que a su vez nos dio la oportunidad a mí y a mis colegas de conversar acerca de muchos temas, incluyendo varios que nunca habríamos mencionado en territorio laboral.

Al estar conversando, una compañera expresó su enorme descontento y profundo sufrimiento de una ruptura sentimental que acababa de tener hacia tres semanas, con su novio de cuatro años y con quien pensaba que se casaría; sin embargo éste sintió demasiada presión y decidió abandonar la relación por la paz algo que le indignó de sobremanera y que le impulsó a llegar a casi odiar a su ex pareja.

He escuchado de muchísimas mujeres, ahora y en el pasado, sobre relaciones terminando en este estado por esta precisa razón; es decir, debido a que la mujer desea contraer matrimonio y el hombre, al sentir esto, se marcha, una acusación que considero cierta y algo que está sucediendo con frecuencia, mucho más que antes.

familia2

Esto se debe a que los hombres de hoy en día, en el mundo occidental, han sido formateados para buscar solamente el placer y el éxito profesional y huir a cualquier cosa ajena a esto, sobre todo a la responsabilidad que a través de todos los siglos han asumido los hombres, algo que ahora comienza a mutar de una manera brutal.

No obstante, debemos de decir que no solo los hombres de este nuevo siglo son aquellos que persiguen esta tendencia, sino que las mujeres también han jugado un papel crucial en la conformación de esta tendencia social, que eventualmente llevará a alterar el orden natural de la humanidad, ya que al emprender en esta nueva tendencia, la sociedad es privada del elemento que siempre la ha hecho funcionar. Este elemento es la familia.

La familia, desde el principio de los tiempos y desde el principio del desarrollo humano en el mundo, ha sido la base de la construcción del orden social y de una sociedad sana, una familia formada entre un hombre y una mujer que producen ejemplares que han de hacer lo mismo; sin embargo, hoy en día el orden natural ha sido inverso y la humanidad, especialmente en occidente, ha decidido cambiar el orden natural e imponernos sobre la naturaleza, al formar nuevos valores y nuevos senderos, que llevarán a que la sociedad occidental se extinga en unos cuantos años y sea conquistada por grupos orientales, quienes no han abandonado este curso de las cosas.

Predigo, sin temor a equivocarme, que en 50 años el mundo occidental estará lleno de ancianos solitarios, quienes no dejaron nada atrás y quienes verán a su civilización desaparecer.

familia3