El ser humano, desde sus orígenes, ha sido una especie en constante movimiento. Al principio fue un nómada y terminó siendo sedentario, dando origen a los grandes asentamientos humanos, llegando así el término de comunidad y creciendo hasta llegar a lo que llamamos países.

Dentro de todo este movimiento, su principal medio de locomoción fueron sus piernas y por ende, en general, eran buenos atletas. Sin embargo, desarrollaron el arte de poder nadar y después el de transportarse o trasportar cosas apoyándose de los animales.

Nace con el tiempo la rueda y con ella la trasformación del transporte toma otras dimensiones.

Sin embargo, lo que añoraban y que era un tanto complicado hacer era volar como las aves. Verlas desplegar sus alas en las alturas y trasladarse de forma tan sutil con la ayuda del viento resultó ser un sueño acariciado no solo por unos… por muchos y muchos siglos también.

Nacen leyendas entonces, como la de Ícaro, y junto con ella, toda una avalancha de ingeniosos inventos buscado hacer que el hombre pudiera volar.

Intentaron colocándose plumas y bueno… la historia está compuesta por todo un camino de hombres talentosos, que poco a poco fueron aportando conocimientos para llevar al hombre a cruzar el cielo.

Aparecen como estrellas en el firmamento los nombres de Arquitas de Tarento (Grecia 400 a.C.), Eilmer of Malmesbury (1010), Roger Bacon (1290), Leonardo da Vinci (finales del siglo XV), John Wilkins (1638).

El siglo XVIII fue un siglo próspero en este tema, donde varios ilustres ingenios dieron grandes avances, como lo fueron Bartolomeu Lourenço de Gusmão, Emanuel Swedenborg, los hermanos Joseph y Etienne Montgolfier, Jacques Charles o los hermanos Montgolfier, entre otros.

Sin embargo, el siglo XIX fue el gran precursor, destacándose los trabajos de George Cayley, William Henson, John Stringfellow, Henri Giffard, Joseph Pline, Enrico Forlanini, Charles F. Ritchel, Aleksandr Mozhaiski, Gaston Tissander, John J. Montgomery y la lista continua hasta llegar a los hermanos Wright.

Efectivamente, este siglo XIX vio nacer a los globos aerostáticos, los paracaídas (aun cuando ya se tenían ciertos precedentes un par de siglos atrás), dirigibles, planeadores, versiones de aviones a vapor, nace la palabra “aeroplano”, se construye el primer túnel de viento de la historia, se inventa el motor de combustión interna, el monoplano y el helicóptero.

eloy%20fern%e1ndez%20navamuel%20torrelavega%201899%20-%20madrid%201964

Podemos entonces ver que hasta este momento, mucho de lo que ahora vemos y conocemos tiene sus inicios es este par de siglos importantísimos en el nacimiento de la aviación.

El siglo XX, en cambio, ha sido el campo fértil para ir perfeccionando todos estos ingeniosos inventos gracias a las nuevas tecnologías.

Es innegable que estos avances también se deben a que estas naves estuvieron presentes en las guerras mundiales en donde importantes científicos e ingenieros vieron en ellas su potencial y bueno, eso es también un gran tema para otra ocasión.

Después de su uso en la milicia y gracias a los diestros pilotos que de ahí emergieron tuvieron también su momento de gloria al ser usados como ejemplares acrobáticos. Sin embargo el mayor de sus logros se dio cuando ingresaron al mundo de los viajes comerciales.

Por ejemplo, en 1919, una vez que terminó la Primera Guerra Mundial y, como dato histórico, fueron precisamente los alemanes quienes fundaron la primera línea comercial llamada Deutsche Luft-Reederei, la cual unía Berlín, Leipzig y Weimar.

Y otro dato histórico más, los aviones que se usaron para transportar a estos primero pasajeros eran justamente los bombarderos Gotha, que fueron adaptados para realizar estos vuelos comerciales. Y ese mismo año se fundó la KLM, Compañía Real Holandesa de Aviación.

Estos vuelos resultaban costosos para sus pasajeros, situación que se vivió por casi todo esta segunda mitad del siglo XX, hasta que llegó el concepto de las líneas de bajo costo en la década de los 90’s, que si bien comenzaron en Estados Unidos, tuvieron mayor impacto en Europa.

En México tuvimos acceso a esta nueva modalidad hasta el año 2005, cuando empresas como Interjet y posteriormente VivaAerobus y Volaris surcaron también nuestros cielos.

Ahora mucha más gente tiene acceso a volar y eso es ser parte de la historia que tanto ha buscado conseguir este anhelado sueño.