Desde hace ya ocho años vivimos en Moscú, donde tenemos una empresa hotelera y turística, la cual se dedica a traer turistas de Europa para que descubran Rusia y sus maravillas, ya que muchísimas personas piensan, al escuchar el nombre de este país, en Moscú y San Petersburgo, olvidándose de todo aquello que existe hacia el este, llegando hasta el océano Pacífico.

Pese a lo que muchas personas podrían pensar, la economía rusa se ha fortalecido dramáticamente desde que entró el presidente Vladimir Putin al poder, en 1998, de una manera muy misteriosa.

Esto es porque el mandatario ruso tomo absoluto control de las amplias fuentes de energía de la nación, como pozos petroleros y zonas ricas en gas natural, creando conductos que proveen a Europa con más del 25% de sus gas, habiendo países como Suecia, Noruega, Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania y Republica Checa, que dependen enteramente del gas ruso para no congelarse en el invierno.

Debido a la dependencia que Europa tiene de los recursos naturales rusos, estos han subido sus precios de una manera progresiva, debido a que Europa no puede perder el 25% de sus reservas de gas, ya que eso significaría que un cuarto de la población de Europa moriría congelada en cuestión de días.

Russland, Moskau, BasiliuskathedraleAunque para Europa esto sea un desastre, no lo es para las personas aquí, ya que Putin ha empleado muy bien las billonarias cantidades que recibe de sus clientes Europeos, invirtiendo en hospitales, educación, creación de empleos mediante la infraestructura pública y sobre todo en el ejército, un ejército que hoy en día es casi tan poderoso como el Norteamericano, un ejército dedicado a proteger a como dé lugar los intereses de lo que Vladimir Putin llama “Su familia rusa”.

Esto ha creado un ambiente de unidad y patriotismo en la madre Rusia, dispuesta a ir hasta las estrellas con el padre de la patria Vladimir Putin.

Este es un ambiente que por supuesto impulsa a las industrias a hacer negocios sobre todo en Moscú y San Petersburgo, siendo esta la razón por la cual muchas personas en occidente solo saben de estas dos ciudades.

Debido a este boom empresarial, hemos abierto una empresa llamada “Cómo Vender mi Empresa”, dedicada a ayudar a cualquier persona a comprar o vender una empresa en toda Rusia.

Este negocio ha pegado fuertísimo debido al gran interés de compañías extranjeras para comprar negocios rusos e infiltrarse en el creciente mercado de este país.

No obstante, al abrir un negocio aquí en Moscú, un propietario debe de estar dispuesto (sobre todo al ser extranjero) a la intervención del gobierno en repetidas ocasiones, para obtener información detallada de sus labores.

No obstante, aunque la industria fluye, hay una creciente energía alarmante de un fanatismo que no se veía desde los tiempos de Stalin y una actitud sumamente hostil ante los poderes occidentales, ya que se dice por aquí que se avecina un gran conflicto.