La semana pasada decidí tomarme unas vacaciones de cinco días en uno de los hoteles en Acapulco, donde cada vez que voy me pierdo en el tiempo y me desconecto del mundo entero para recargar mis baterías mentales y poder regresar a mis labores con la fuerza necesaria para triunfar.

El segundo día de estar ahí, al estar caminando en la playa, vi una enorme cantidad de peces regados por un sector de la playa, algo que me consternó mucho, ya que no me pareció normal, por lo que decidí preguntar qué estaba sucediendo.

Al preguntar, un pescador me informó que últimamente muchos peces de aguas más  lejanas vienen a morir a Acapulco. Esto se debe a que los peces en aguas mas frías se están enfermando por el calentamiento del océano y salen en busca de aguas más frías; por alguna razón buscan erróneamente a las costas de Acapulco como refugio, algo que simplemente resulta peor.

mediterraneo-contaminadoEsto es algo que muchas personas podrán dar por hecho; sin embargo, a mí me causó un profundo dolor ver el sufrimiento del océano ante las interminables irresponsabilidades del ser humano y al saber que estamos acabando con nuestro planeta, como un cáncer  devorando a un cuerpo humano.

Gracias a nuestras fábricas e industrias, el aire está lleno bióxido de carbono, lo que causa daños prácticamente irreparables en la atmósfera, literalmente derritiendo partes de ésta y permitiendo la entrada de niveles de radiación solar anormalmente  altos, lo que causa que la temperatura en el planeta suba dramáticamente, algo que desestabiliza a la vida en el planeta Tierra, de la misma manera que una gripe desestabiliza al sistema inmunológico del cuerpo humano.

Para hacer las cosas aun peor, gigantescas embarcaciones alrededor del mundo están acabando con especies enteras de peces que anteriormente abundaban libremente por los siete océanos, alimentando a los seres humanos de manera saludable, cuando hacíamos un uso civilizado de las redes de pescar. Ahora todas esas especies que nos alimentaban comienzan a dejar de existir.

Los pescadores industriales, al acabar con una especie de pez, avanzan a capturar a la siguiente, hasta que acaban con sus números, creando una enorme red de destrucción.

Al acabar con alguna especie, los pescadores industriales causan un desbalance en la cadena alimenticia, forzando a las especies que se alimentaban de ellas a cambiar de platillo, acelerando de este modo el proceso de extinción de especies marinas.

Además, como resultado de esta sobre pesca, muchas especies están siendo reducidas a números muy sencillos, debido a que no se pueden alimentar de especies más grandes por su constitución física.

Esto no es algo que solo afecte al océano, sino que también afecta a la economía de miles de millones de pequeños pescadores, quienes alimentaban a sus familias por medio de la pesca moderada, pescadores que ahora mueren de hambre junto con sus familias.

¡Debemos de crear conciencia!