El día de ayer fuimos a una feria de sillas plegables baratas, para comprar un gran número de éstas para nuestros siguientes tres eventos y conciertos, por lo que esta compra es de absoluta necesidad para satisfacer nuestros requerimientos y los de nuestros clientes.

Este proceso de selección de sillas no fue corto y estuvimos todo el día observando y comparando, lo que a su vez nos dio la oportunidad a mí y a mis colegas de conversar acerca de muchos temas, incluyendo varios que nunca habríamos mencionado en territorio laboral.

Al estar conversando, una compañera expresó su enorme descontento y profundo sufrimiento de una ruptura sentimental que acababa de tener hacia tres semanas, con su novio de cuatro años y con quien pensaba que se casaría; sin embargo éste sintió demasiada presión y decidió abandonar la relación por la paz algo que le indignó de sobremanera y que le impulsó a llegar a casi odiar a su ex pareja.

He escuchado de muchísimas mujeres, ahora y en el pasado, sobre relaciones terminando en este estado por esta precisa razón; es decir, debido a que la mujer desea contraer matrimonio y el hombre, al sentir esto, se marcha, una acusación que considero cierta y algo que está sucediendo con frecuencia, mucho más que antes.

familia2

Esto se debe a que los hombres de hoy en día, en el mundo occidental, han sido formateados para buscar solamente el placer y el éxito profesional y huir a cualquier cosa ajena a esto, sobre todo a la responsabilidad que a través de todos los siglos han asumido los hombres, algo que ahora comienza a mutar de una manera brutal.

No obstante, debemos de decir que no solo los hombres de este nuevo siglo son aquellos que persiguen esta tendencia, sino que las mujeres también han jugado un papel crucial en la conformación de esta tendencia social, que eventualmente llevará a alterar el orden natural de la humanidad, ya que al emprender en esta nueva tendencia, la sociedad es privada del elemento que siempre la ha hecho funcionar. Este elemento es la familia.

La familia, desde el principio de los tiempos y desde el principio del desarrollo humano en el mundo, ha sido la base de la construcción del orden social y de una sociedad sana, una familia formada entre un hombre y una mujer que producen ejemplares que han de hacer lo mismo; sin embargo, hoy en día el orden natural ha sido inverso y la humanidad, especialmente en occidente, ha decidido cambiar el orden natural e imponernos sobre la naturaleza, al formar nuevos valores y nuevos senderos, que llevarán a que la sociedad occidental se extinga en unos cuantos años y sea conquistada por grupos orientales, quienes no han abandonado este curso de las cosas.

Predigo, sin temor a equivocarme, que en 50 años el mundo occidental estará lleno de ancianos solitarios, quienes no dejaron nada atrás y quienes verán a su civilización desaparecer.

familia3