En los albores de la era del jet, los viajes de negocios eran la prerrogativa de los ejecutivos de alto vuelo, pero ¿qué tan glamorosa era? Y en cuanto a las aerolíneas ¿están volando al futuro con estilo retro?

La gente se sienta en amplios sillones en los salones, riendo, charlando e invariablemente fumando.

Las azafatas con guantes blancos y con cinturones llevan uniformes de diseñador a menudo más reveladores que profesionales.

De hecho, estas azafatas pueden tener el mandato de ser a la vez simple y delgada. Mientras tanto, los hombres de negocios, coinciden con la decoración interior de moda en su Don Draper Mad Men.

Si llegabas a volabar por Air France, por ejemplo, posiblemente habrías comido bien, tal como un “foie gras con trufa, trucha con estragón, filete de lenguado, asado y bombe glacée feuille d’automne”.

Los viajes en los 50’s y 60’s

Bienvenido a los viajes de las aerolíneas comerciales de los años 50ś  y la era del jet de los años 60’s.

 

Fue una supuesta edad de oro, al gran estilo de la película de Leonardo DiCaprio en “Catch Me If You Can” o la mini-serie 2012 Pan Am. Fue una experiencia tan rara que a los viajeros se les entregó una postal a bordo para que pudieran escribir a casa sobre “lo increíble que fue todo”.

Y el oro debe haber perecido. Los viajes aéreos por negocios o por placer eran entonces glamorosos y exóticos, según subrayaban los carteles de contratación de personal.

Anuncios como el lanzado por United Airlines en 1967 que decía que “¡El matrimonio está bien! Pero no deberías ver el mundo primero?”

Ah! y todo esto funcionaba sin ordenadores ni Internet ni teléfonos celulares o la tecnología de comunicaciones de hoy en día, por lo que la cantidad de trabajo que un ejecutivo podía hacer a bordo era limitada.

Volar por negocios en la edad de oro fue definitivamente una búsqueda de élite sólo disponible para lo que hoy llamamos C-suite

Pero nada dura para siempre y mucho menos esta época dorada.

Desde finales de la década de los 70’s, cuando el lanzamiento del Boeing 747 “jumbo jet” abrió los viajes de negocios internacionales a las masas, en donde muchos de los primeros aviones todavía tenían piano bares, bandejas de comida, poco a poco se convirtieron en aviones estándar.

Luego, en 1978, la desregulación de la industria aérea en los Estados Unidos provocó una guerra de precios.

Los precios más bajos posiblemente significaban estándares más bajos. Y si tantos pasajeros de negocios no van a ser bien tratados, ¿por qué deberían preocuparse por cómo se comportan o se visten?

Para nuestra época, los vuelos aéreos dejaron de ser un privilegio y, en la sociedad moderna, es más una necesidad.

Mucha de las personas que viajan lo hace por negocios y esto ha abierto más puertas y oportunidades.

Por un lado, llegaron las líneas de bajo costo que son ideales para un gran sector que suele viajar por placer.

Mientras que existen otras aerolíneas que se están especializando en contar con aviones con cabinas de primera clase. Un ejemplo de ello lo vemos en una aerolínea alemana en donde sus cabinas cuentan con nuevos interiores, así como un sistema pionero de humidificación e iluminación de aire para ayudar a combatir el desfase horario para que los pasajeros de negocios puedan llegar refrescados y listos para trabajar.

Otras puertas que se han abierto es el tener la facilidad de la renta de aviones privados. Esta opción facilita mucho a los hombres de negocios que requieren de una movilidad más autónoma y están dispuestos a pagar por ello.

Esta opción les permite trabajar y descansar al mismo tiempo, totalmente a su gusto y necesidades.

En fin, podemos decir que la época dorada se ha transferido a casi un siglo después, pero… eso esta por verse porque cada época da lo mejor de sí.