El otro día unos amigos me invitaron a una cafetería especial, ya que era temática al estilo steampunk. Jamás había escucha algo así y no conocía como era el estilo o el género, ya que provenía de la literatura, donde sus escenarios estaban inspirados en la era industrial y la moda victoriana así como como las famosas historias de Julio Verne.

Inmediatamente me sentí transportada a un mundo de fantasía lleno de máquinas y metal. Las paredes estaban adornadas con engranajes de relojes antiguos, la tubería se encontraba por fuera y  las mesas estaban hecha de metal. La tapicería contenía mapas y las servilletas tenían impresos planos de maquinaria futurista como aviones, globos aerostáticos o automóviles con alas metálicas parecidas a las de los murciélagos. Era imposible mancharlas.

Por otro lado, las mesas y los muebles de color café y oro tenían distintos adornos como televisiones ente antiguas y futuristas, lentes como los que utilizas en una prueba de visión en el oftalmólogo pero elegantes y de buen gusto, máquinas de coser igualmente viejas pero con un toque del futuro y lupas y globos terráqueos.

Las personas iban vestidas con ropajes de la era victoriana, sombreros de copa, vestidos abombados y con crinolina, sombrillas y bastones para los hombres. Pero esa elegancia estaba combinada con objetos de metal, relojes, anillos, engranajes, botones metálicos, lentes y sombreros con adornos en oro. Realmente era una Moda espectacular.

Y por alguna razón, no pude dejar de compararla con el estilo vintage. A simple vista no tendría mucho que ver pero este estilo también utiliza objetos antiguos como teléfonos, bicicletas y mapas. Los colores pastel son primordiales entre los colores sepias que utiliza mucho el steampunk.

Puede que el vintage sea más femenino pero donde siento que radica mucho la similitud o incluso el complemento entre los dos estilos es en la forma del diseño gráfico vintage, es por eso que encuentro esa igualdad.

El diseño gráfico vintage se caracteriza por el uso de impresiones café, sepia o beige para mostrar algo que es retro en sus carteles. Me imagino un flyer con estas características pero enseñando el  nuevo modelo de globo aerostático o vendiendo uno de esos conjuntos maravillosos con sombrero de copa y vestidos elegantes llenos de engranajes de reloj.

La combinación entre lo vintage y el steampunk crea un nuevo estilo que, para mi, aún no tiene nombre y que me gustaría descubrirlo. Imagino una habitación con las tuberías por fuera y planos de maquinaria pero con flores, tal vez metálicas, adornando la vajilla y el juego de té. Tal vez un reloj antiguo de colores pastel pero con una pantalla futurista para comunicarte.

Es difícil explicarlo con palabras, peros ese día que salí de la cafetería, la idea llegó a mi mente y quise poner en práctica este estilo de inmediato. Y en lo que encuentro el nombre y la forma de decoración correcta que una a estos dos estilos diferentes pero iguales entre sí, seguiré informándoles de mis hallazgos, tal vez ustedes se animen a probar este nuevo estilo, como yo.